noviembre 5, 2019

Como tratar un esguince de rodilla

Los esguinces de rodilla son lesiones que son muy comunes en cualquier deporte, especialmente los de alto impacto. Para la recuperación del mismo, la mejor opción que tendrás es el centro fisio salud en valdepeñas, porque allí recibirás un tratamiento de alta calidad para que tengas siempre los mayores beneficios.

Sin embargo, debes tener en cuenta que esta lesión en los ligamentos requiere de ciertos cuidados que son específicos y que te permitirán disfrutar siempre de los mayores beneficios. En todo caso, te invito a seguir leyendo para conocer más sobre este tipo de lesión.

Tratamiento de un esguince

Es de vital importancia tener en cuenta que el esguince se produce por un giro brusco o por un traumatismo en la rodilla. Sin importar la causa, es indispensable tener en cuenta que, en el tratamiento debes tener en consideración lo siguiente:

Aplicación de hielo

Un esguince puede producir un gran dolor, esto especialmente debido a la inflamación de la zona donde se produjo la lesión. Por este motivo, es recomendable aplicar hielo en la zona, para minimizar el dolor, y ayudar a reducir la inflamación.

Debes envolver el hielo en un paño para evitar quemar tu piel, y es un tratamiento que puedes repetir varias veces al día, para que así puedas aliviar la zona más rápido.

Reposo y elevación

Es de vital importancia que la articulación pueda reposar, especialmente porque de esta forma la zona lesionada puede tener menos dolor. También se recomienda elevar la rodilla lesionada en un cojín o almohada.

Esto con la finalidad de estimular la circulación sanguínea, y que la sangre pueda salir de la zona lesionada. Esto evitará que se produzca una mayor hinchazón, y acompañado con los medicamentos recetados por un médico, podrás disfrutar siempre de los mayores beneficios.

Comprime la zona con una venda elástica

Esto puede producirte un gran alivio, especialmente porque ayudará a reducir la inflamación localizada en todo momento. Sin embargo, debes asegurarte de que la compresión sea muy suave, y nunca debe interrumpir el flujo sanguíneo, porque de lo contrario podrías tener más problemas en tu rodilla.

Estos consejos, acompañados con una buena fisioterapia, te ayudarán a recuperarte de una forma mucho más rápida. Recuerda que, el éxito del tratamiento dependerá del reposo, y de la gravedad de la lesión, haciendo que, si se trata de una lesión que requiera cirugía, la recuperación pueda ser un poco más lenta.