Poder ahorrar en navidad

Parece imposible pero no lo es, es más complicado pensarlo que hacerlo, solo hay que tener en cuenta las gastos mas imprescindibles y aplazar un poco los que se puedan hacer en otra ocasión. También se pueden pasar por alto algunas cosas, por ejemplo, si la lavadora no centrifuga secamos la ropa durante más tiempo y aplazamos el arreglo hasta Enero o Febrero. Si el coche se estropea lo mejor es usar www.tudesguace.com para poder arreglarlo lo antes posible gastando lo menos posible.
En Navidad los gastos se multiplican por lo que debemos de ser más exquisitos a la hora de gastar. Las prioridades son las que tendremos en cuenta, solo nos encargaremos de los gastos más importantes y más urgentes, esta claro que si hay un gasto médico lo suyo es afrontarlo de inmediato, si las cosas se presentan así lo mejor es hacerse cargo de los gastos. Las compras que se pueden esperar han de quedarse relegados en el cajón hasta una próxima apertura del mismo.

Las Navidades son maravillosas para todos menos para el bolsillo, este es el que sufre las consecuencias de los dispendios, de las compras extras, de los detalles que tenemos que tener con los amigos y los familiares, de los regalitos del amigo invisible y de Papá Noel o los Reyes Magos, de las salidas a disfrutar de las fiestas, de todo lo que no hacemos normalmente en cualquier otro mes del año.
Se puede ahorrar, aunque parezca que no, aunque parezca una utopía, un engaño, si te lo propones puedes ahorrar, eso sí, no mucho.

Las compras navideñas se llevaran el treinta por ciento del presupuesto familiar del mes de Diciembre y un veinte por ciento del mes de Enero ya que atrasamos muchas de las compras a este mes para poder respirar un poco más en el de Diciembre.

Si sabemos administrarnos bien, es posible que salgamos airosos de las cuestas de todas ellas, de la de Diciembre por los gastos, de la de Enero por los dispendios, de Agosto por las vacaciones de Septiembre por la vuelta al cole…al final son más los meses que hay en cuesta arriba que los que no los hay así que tenemos que aprender a administrar las riquezas y de este modo no nos pillaran por sorpresa las temidas cuestas y los gastos extra. Saber economizar es importante para no tener que carecer de nada.